Saltar al contenido
Portada » Blog » Los riesgos de un reparto publicitario no profesional

Los riesgos de un reparto publicitario no profesional

El reparto publicitario, tanto en la entrega en mano de forma física como en lugares de recepción tradicionales como los buzones, los parabrisas o los pomos es una de las estrategias de marketing que mejor retorno ofrecen y que menor inversión requieren. De ahí que cada vez más pequeños y medianos comercios, sabedores de las bondades de esta técnica, están dedicando parte de sus esfuerzos a hacerse oír más y mejor que la competencia.

Algo que solo es posible cuando el empresario se pone en manos de una agencia profesional capaz de guiarle en la elección del mejor soporte para imprimir el mensaje adecuado para su público objetivo, en el diseño del folleto, en la impresión del número de folletos adecuado y en la elección del día y en el orden de entrega en busca de aprovechar al máximo cada euro invertido.

Porque los riesgos de realizar un reparto publicitario -sea del tipo que sea- no profesional, como han podido sufrir en sus carnes no pocos empresarios de muy distintos sectores, no son precisamente pequeños y subsanables con facilidad.

Peligros de realizar un reparto publicitario no profesional

El primer peligro tiene que ver con la mala elección de un mensaje que no es breve, claro, conciso, llamativo y que invite a informase más sobre la oferta en cuestión, tanto en el punto de venta físico como a través de la red.

El segundo tiene que ver con la elección del material en el que se va a imprimir y el número de folletos que se necesita. Algo que solo un estudio personalizado puede revelar y que puede macar la diferencia entre conseguir beneficios o cosechar pérdidas.

El tercero, y uno de los más potentes, tiene que ver con la elección de repartidores no profesionales que se deshacen de folletos en papeleras, repartiéndolos a amigos o dejándolos en cualquier lugar destrozando cualquier posibilidad de éxito y haciendo daño a aquellas empresas y profesionales que están preparados para entregar, en el lugar adecuado, en el orden adecuado, a la hora adecuada y siguiendo las formas requeridas por cada consumidor.

Y es que las empresas que se dedican al reparto profesional de publicidad no solo cuentan con una amplia experiencia que les ayuda a diseñar campañas optimizadas en busca del mayor beneficio del cliente a través del diseño del mensaje, la elección del soporte o la cantidad de impresiones, sino que se encargan de contratar repartidores y formarlos en busca de los mejores resultados en el menor tiempo posible, sabedores de la necesidad de cosechar el mejor ROI para fidelizar clientes y que, poco a poco, la cartera de clientes aumente.

Como pasa en tantos otros campos, el peligro de poner las habichuelas en manos no profesionales son enormes. De ahí que, si estás pensando en llevar a cabo una campaña de reparto publicitario a través de la entrega en mano, de buzoneo, de poming, de perching, de parabrising o de entrega de muestras en eventos o lugares concurridos, apuesta por profesionales.

La entrada Los riesgos de un reparto publicitario no profesional aparece primero en Publidirecta.